“Ahora van por la Comisión Nacional De Energía Atómica”

ayerbe

La pendiente a la baja del trabajo en blanco no tiene solución dentro del capitalismo liberal-keynesiano.
La inocencia, lejos de ser una virtud o algo agradable, es un defecto terrible. Las peores catástrofes castigan a los inocentes. Irse del capitalismo no es algo que se haga por gusto sino por necesidad.
Los pobres buscan planes en la edad económicamente activa y pensiones graciables cuando ya no dan más. Ricos y pobres hacen caja en los aportes de los trabajadores en blanco, que no llegan al 45% de la PEA y los sostienen. Porque trabajadores en negro, desocupados y planes no ponen… y la carga previsional descansa en unos 12 millones de aportantes, en vez de 25.
El promedio de jubilaciones actual da un 62% del sueldo del activo. Con la nueva fórmula irá bajando hasta nivelarse en un 40%. De ello se deduce que la masa de jubilados cobrará un tercio menos de lo que hoy día.
En la práctica es como un super impuesto al salario del jubilado, vertiente de pensamiento que keynesianos y liberales se cuidaron de transitar, con códigos de clase política y gobernabilidad compartidos más o menos en secreto. El impuesto a las ganancias cayó sobre los jubilados y es de un tercio del sueldo.
A pesar de las movilizaciones en su defensa, el sistema especula con que los jóvenes abandonen a los viejos. Cuenta para ello con cambios de tema y polprof como los de la UTA-CGT, que carnerearon el paro prometido.
Corto plazo, trivialidades, entretenimientos, son instrumentos de alienación. Largo plazo, causas profundas, cultura, son herramientas de liberación. Espontaneidad e improvisación tienden a confundirse con sinceridad en las masas populares. No instruidas en la planificación y el pensamiento, se reconocen en ellas. La clase alta no. Sabe que son fuentes de error y desconfía.
Renegar del esfuerzo de pensar es lo primero para salir derrotado. Puede que pensando también se fracase. Pero sin hacerlo es imposible triunfar. Hay que tener plan
El hombre pobre no se considera a sí mismo digno de planificación. Recién con familia sienta cabeza y se da un plan. El rico no, hasta que no tiene todo no se casa: primero plan, después familia. Tienen prioridades invertidas.
La causa es la depresión anímica del pobre. No se considera a sí mismo digno de previsión alguna. Hijos y pareja son justificaciones externas a sí mismo, necesarias para darse un plan. Pero no antes.
Patria justa, libre y soberana está al revés. Está mal. Las cosas se dan en sentido contrario a eso. Es un error, confunde.
Primero es la soberanía política, la decisión que cambia todo. Su consecuencia es la liberación económica, la transformación de la realidad por el trabajo. Y la justicia social viene después, es el fruto material de la segunda.
La inversión distrae de lo esencial, pone alarmas tardías: Lo votaron a Macri (soberanía política. Después pagaron a los buitres (independencia económica). Ahora cagan a los jubilados (justicia social)… Ya es un poco tarde.

COMUNICATE CON LA RADIO



(11)4524.7816

App de Radio Rebelde disponible en Play Store
y en App Store