“Cristina dio clase magistral de pensamiento jauretcheano”

Bernal3

Federico Bernal en Mañana Nacional editorializó sobre lo que dejo la entrevista de Cristina en C5N:

Un discípulo de Mariano Grondona publicó un libro titulado “Libertad o Barbarie. Alegato de resistencia”, allá por 2013. Magnífica síntesis del mitrismo antes sublevado y en crisis, hoy en el poder. El libro antedicho instaba a luchar contra el fascista y autoritario peronismo histórico. Grondona prologa la homilía granaria y vacuna con pluma digna de la mejor estirpe reaccionaria platense. Se lee: “Entre 1852 y 1853, la Argentina se dio un sistema. Las instancias decisivas de esta construcción institucional fueron la batalla de Caseros, cuando Urquiza interrumpió el reeleccionismo de Rosas, el Acuerdo de San Nicolás, que sentó las bases unánimes de la convivencia entre las provincias argentinas, y la Constitución de 1853 diseñada por Alberdi, que si bien maltrecha, todavía sobrevive. De 1852-1853 a 1930, apoyada en estos principios, la Argentina creció como ningún país de la Tierra y atrajo a millones de habitantes venidos de Europa”. La Pandilla del Barranco del siglo XXI no dice: “quiero una Argentina atrasada y dependiente”; dice “quiero una Argentina granja, como la de 1853 a 1930”. Mauricio Macri expresa lo mismo cuando habla del campo. Su discurso en la Sociedad Rural fue, en este sentido, extraordinario. Pero el problema no es Macri ni Etchevere ni lo que puedan decir. Sus conceptos de lo que es el desarrollo tiene la trascendencia del mugir de una vaca. En EE.UU., Gran Bretaña, Alemania, Canadá y Australia se les matarían de risa en la cara. El problema pasa más bien por la colonización pedagógica que eleva ese discurso a máxima cuasi popular. Millones y millones de compatriotas oprimidos por los siglos de los siglos apoyan en las urnas y en las calles el modelo de la semicolonia.

¿Y todo esto viene a cuenta de qué? Del extraordinario análisis que efectuara la ex Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su entrevista de ayer con Roberto Navarro. Cristina tocó la médula de la disyuntiva pugna entre proyectos políticos antagónicos: entre el granero del mundo y una Argentina industrial y emancipada. Entre la semicolonia y la Nación. Lo puso en términos muy simples y que voy a parafrasear por cuestiones de tiempo: no quieren que haya consumo nuestros supuestos capitalistas porque mientras menos consumo más excedente, y mientras más excedente, más granero del mundo. Esta es nuestra particularidad, porque tenemos en el poder, 206 años después de la Revolución de Mayo, los herederos de la misma oligarquía ganadera y agrarista que nos venció en las guerras civiles e independentistas del siglo XIX, modelando el país a su imagen y semejanza. No son capitalistas; nunca lo fueron. Son una burguesía chacarera parasitaria y rentística, mercantilista en el comercio, de espaldas al país, a su pueblo, a la América del Sur.

Cristina ayer, fue la mejor respuesta al mugir de Macri en las gradas de la SRA, la más oportuna política, cultural e ideológica. Cristina ayer, en su entrevista, dio clase magistral de pensamiento jauretcheano. Y yo me quedo con esto y con nada más. Porque la revolución se hace jauretcheando; o no se hace; o el Jockey Club y la Sociedad Rural mudarán sus sedes a Balcarce 50 hasta el fin de los tiempos.

COMUNICATE CON LA RADIO



(11)4524.7816

App de Radio Rebelde disponible en Play Store
y en App Store