“El objetivo de cualquier devaluación es modificar los precios relativos”

Itzco

El ex director del INDEC, Norberto Itzcovich, hablo con Mañana Nacional y destacó “Durante el año 2015 la economía creció 2,1% según reconoció recientemente el INDEC de Macri. Este guarismo derriba el discurso, ahora oficialista, acerca de que la economía no había crecido en los últimos cuatro años. Es evidente que dicho incremento fue producto de las políticas activas del Gobierno Nacional y Popular, que incentivo la obra pública y propició el mantenimiento del consumo. En un contexto regional e internacional de recesión o estancamiento, con el PIB de Brasil cayendo 3,8%, Europa creciendo solamente 1,6% y China que dejó atrás las tasas del 10% para crecer al 6,5%, las políticas del gobierno anterior, lejos de ocultar problemas o “distorsiones” como afirman los actuales funcionarios, resultaron oportunas y virtuosas”

El objetivo de cualquier devaluación es siempre el de modificar los precios relativos. En este caso, al realizarla en conjunto con la quita de retenciones, fundamentalmente al sector agropecuario, propició un estrepitoso aumento de los alimentos. Dado que los sectores de menores ingresos gastan una proporción alta de sus ingresos en esos bienes imprescindibles, este sector de la sociedad resultó el más perjudicado, retrasando su salario real. En consecuencia, la devaluación fue “exitosa” en términos de los objetivos del gobierno de Macri, retrasando los salarios en tanto componente importante de los costos de las empresas. Menos salario, menos costo, más competitividad, más beneficio.
Más allá de cualquier discusión sobre las formas de medición de la pobreza, resulta obvio que ante semejante incremento de precios la pobreza se ha incrementado notoriamente en cuatro meses de gobierno. En consecuencia queda palmariamente demostrado que el objetivo declamado de pobreza cero no era más que un engaño de campaña, dado que es inconsistente con el modelo liberal.

El reducido poder adquisitivo de los trabajadores y de la clase media, junto con el menor gasto de gobierno resienten la demanda interna, en tanto el panorama internacional es desalentador dado que el mundo quiere vendernos productos baratos, no comprarnos. Esta conjunción permite razonablemente avizorar un panorama negativo en el futuro de la economía argentina, a pesar cierto optimismo mediáticamente generado por el acuerdo con los fondos buitres.

El gobierno de Mauricio Macri logra culminar el proceso de pago a los fondos buitres (sólo quedará un 2% de los mismos sin regularizar y habrá que estar atentos a nuevas posibles demandas). Para ello consiguió el apoyo necesario en ambas cámaras del Congreso Nacional para la derogación de las leyes Cerrojo, que prohibía reabrir el canje de la deuda en default, y de Pago Soberano, que posibilitaba realizar las erogaciones en Buenos Aires o en París, reemplazando a la plaza de Nueva York.

COMUNICATE CON LA RADIO



(11)4524.7816

App de Radio Rebelde disponible en Play Store
y en App Store